lunes, 29 de febrero de 2016

Sábado 5, Madrid, Presentación del "Manifiesto por el Socialismo"



Presentación en Madrid del Manifiesto por el Socialismo

Sábado, 5 de marzo,  19:30  h.
Club de Amigos de la Unesco de Madrid, C/ Atocha, 20

 
 Puedes firmar el manifiesto en 
http://www.porelsocialismo.net/firma-adhesiones-manifiesto/

www.porelsocialismo.net 

domingo, 21 de febrero de 2016

"Europa encadenada. Plan B o esclavitud", por Alberto Garzón, Marina Albiol y Carlos Sánchez Mato




*Alberto Garzón Espinosa, Marina Albiol Guzmán, Carlos Sánchez Mato

En septiembre de 2013, en un discurso en el Foro Bruno Kreisky en Viena,  Alexis Tsipras pronunció esta frase: “Hoy, los fundamentos de Europa están amenazados por una peligrosa bomba de relojería social y política. Una bomba de relojería que podemos y debemos desactivar”. Sus palabras, en la antigua casa del dirigente socialdemócrata austriaco, reflejaban a la perfección la impotencia ante el deseo de transformar la Unión Europea.

El Gobierno de Syriza fracasó a la hora de desactivar la bomba y, precisamente por eso, enterró para siempre el Plan A: el de las reformas progresistas en el marco del sistema económico capitalista y su estructura política en la UE de los mercaderes.
Tener conciencia de una realidad es la condición previa para poder transformarla. Quizá ese sea el mayor mérito del movimiento que está surgiendo ahora en Europa y que tiene repercusiones más allá de nuestro continente. La virtud de haber comprendido, tras la experiencia de Grecia, que no cabe un camino “negociado y razonable” con la UE que contemple el respeto a las necesidades de los pueblos y a la soberanía popular.

De hecho, tras el referéndum griego, el Eurogrupo, con su chantaje al Gobierno de Tsipras –y la cesión final de este–, pretendía enviar el mensaje contrario. La señal de que no existe una alternativa a la negociación. Que la posibilidad de luchar con todos los medios por una Europa de los pueblos, no es una opción. En definitiva: que es imposible ir más allá y romper las reglas del juego de la UE, de la Europa fortaleza, de la Europa de los mercaderes. Y este es el reto de la reflexión colectiva en la que estamos inmersos. Esta es la razón por la que hace falta construir un Plan B.

Debemos ser conscientes de que nos enfrentamos a una enfermedad estructural. Por lo tanto, unas pequeñas reformas en una estructura económica creada para el beneficio de unos pocos no la va a transformar milagrosamente en algo al servicio de la mayoría.
Las guerras en las que participa la UE, que han desgarrado el planeta, no son sino una parte de la cirugía que labra la fisionomía de ese gigantesco monstruo de Frankenstein en que se ha convertido el sistema económico mundial.

Hace mucho tiempo que el proceso de reproducción del capitalismo tenía como uno de sus objetivos vitales superar las fronteras, establecer un campo cosmopolita para sus negocios y su explotación de las dos fuentes fundamentales de la riqueza: la naturaleza y el trabajo humano.

Para alcanzar su objetivo, las frías decisiones que se toman en los centros de poder no se arredran ante cualquier medio pacífico o bélico, legal o ilegal, a través de la democracia oficial o, en su caso, de las dictaduras más atroces. Y dicho objetivo no es otro que el sacrosanto beneficio privado de un puñado de parásitos, en un polo, mientras en el otro vivimos la miseria masiva. Lo uno no es sino la otra cara de la moneda de un mismo proceso. La carrera desenfrenada de un sistema anárquico de competencia sin miramientos que ofrece la quimera de un sueño de riqueza que pertenece en la práctica solamente a una minoría privilegiada.

El continente europeo no escapa a estas leyes. Si bien se supone que estamos en la parte “privilegiada” del planeta, los efectos de la crisis orgánica del capitalismo mundial nos han puesto frente a una amarga realidad que nos recuerda que la sociedad de los privilegiados está construida sobre la pobreza,  el desempleo y la pérdida de derechos considerados básicos de la mayoría del pueblo trabajador.

Ante la crisis estructural del sistema económico, los dueños de las grandes empresas y el capital financiero se apresuran a anotar las pérdidas en la cuenta de las grandes mayorías. Y para ello utilizan políticas que suponen una transferencia masiva de recursos de las rentas del trabajo a las rentas del capital.

Parece mentira que haya que recordar el mastodóntico rescate que gobiernos y bancos centrales han realizado durante los últimos nueve años a costa de todas y todos. Y aunque quieran convencernos de que con las medidas de ajuste se ha atajado la crisis, la inestabilidad  económica internacional -a lo que se une el frenazo de la economía china y la insolvencia latente del sistema bancario que provoca fuertes turbulencias bursátiles- muestra que la medicina aplicada en forma de recortes de gasto público, especialmente el social, no ha conseguido alcanzar el objetivo que se propusieron.

Ante esto, el Plan A de la Comisión Europea es reincidir en las erradas políticas que han sido incapaces de solucionar el problema de la falta de crecimiento y, sobre todo, de la recuperación de la tasa de ganancia para el capital.


La Unión Europea no es reformable

Una herramienta se diseña con la finalidad de alcanzar un producto y, por lo tanto, no es adecuada para obtener unos resultados diametralmente opuestos a los que pretendía su creador. La Europa fortaleza no puede convertirse en una Europa solidaria. La Europa de los mercaderes y el capital financiero no puede ser la Europa que vele por los intereses del pueblo trabajador. Por eso, lo debemos decir sin tapujos: la Europa patriarcal, la Europa que destruye la naturaleza,  la Unión Europea no es reformable.

Los intereses de clase están por encima de cualquier otra consideración en esa carrera loca por acumular beneficios a costa de limitar derechos laborales y sociales. Una alianza de las clases dominantes de todos los países de Europa contra la clase trabajadora de toda Europa, eso es la Unión Europea. Se crean las instituciones actuales con un contenido de clase: “Hoy, el poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de Administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”[1].

En definitiva, lo que nos asfixia no es Europa, no son los pueblos que componen nuestro continente. Las políticas de la Troika no representan los intereses de la clase obrera alemana, francesa o italiana, sino los intereses de sus respectivas burguesías. En todos los países de Europa los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. Hablando con propiedad, no deberíamos lanzar ninguna acusación contra Europa, sino contra la Unión Europea. Contra la Europa del capital.
Y cualquier política, institución o moneda que surja de este sistema estará a su servicio. Porque ha sido diseñado para ello. Para defender los intereses de los capitalistas europeos frente a sus competidores en el mercado mundial y frente a la clase obrera europea.

Todas sus políticas son instrumentos de explotación de la clase trabajadora: desde el Banco Central Europeo, hasta el sistema monetario o la política aduanera y de fronteras. Todo ello tiene carácter de clase, defendiendo los intereses materiales de los poderosos.

Ha llegado el momento de levantar el proyecto de otra Europa. De no aceptar su lógica. De romper sus normas. La principal de todas ellas es la diferencia entre quienes ponen los intereses privados de una minoría por delante de todo y quienes consideramos que Europa pertenece a los pueblos.

Por eso, quienes luchamos por un Plan B no podemos quedarnos en atajos que consigan pequeñas reformas cosméticas. Nos jugamos las próximas generaciones y debemos ser consecuentes con la magnitud del reto al que nos enfrentamos.

En definitiva, nos han expropiado la libertad y el trabajo y venimos a recuperar lo que nos pertenece.

_________________

[1] ”Manifiesto del Partido Comunista” Marx y Engels

*Alberto Garzón EspinosaDiputado en el Congreso por IU-Unidad Popular
Marina Albiol Guzmán
Eurodiputada de Izquierda Unida
Carlos Sánchez Mato
Concejal de Economía y Hacienda de Madrid por Ahora Madrid



El movimiento Plan B apela a repensar la Unión Europea tras el “golpe de Estado financiero” en Grecia


  • Grecia y la “derrota del pueblo” con las medidas de austeridad de la Unión Europea protagonizan el primer foro de las jornadas 
  • Los ponentes apelan a un cambio en Europa que cuestione todo el sistema y que recupere "la democracia y los derechos de los pueblos"



Un momento del acto inaugural de las jornadas que organiza el movimiento Plan B / Olmo Calvo
Un momento del acto inaugural de las jornadas que organiza el movimiento Plan B / Olmo Calvo
Repensar Europa y plantear una alternativa a las políticas de austeridad tras “el golpe de Estado financiero” en Grecia. Ese ha sido el eje de la conferencia inaugural de las jornadas del movimiento Plan B Europa. Abordar un proceso que cuestione todas las instituciones, estructuras y tratados de la Unión Europea para recuperar “la dignidad y la democracia”. “Venimos a combatir la idea de que no hay alternativa”, ha resumido la eurodiputada de IU Marina Albiol.
Con ese mensaje han dado comienzo las jornadas que el movimiento Plan B celebra en Madrid, y que durante este fin de semana reunirá en la capital a activistas y políticos como Yanis Varufakis -presente en el acto, y al que se han hecho numerosas alusiones-, Susan George, Julian Assange, Oskar Lafontaine, Yayo Herrero, Alberto Garzón, Miguel Urbán, Mònica Oltra y Gerardo Pisarello.



Participarán en una serie de foros durante el sábado y el domingo se definirá un calendario de movilizaciones a nivel europeo. El objetivo es visibilidad el rechazo a las políticas de austeridad que se han impuesto en países como Grecia, que ha protagonizado este primer debate en el que han participado Marina Albiol, eurodiputada de IU, Lola Sánchez, eurodiputada de Podemos, Zoe Konstantopoulou, ex presidenta del parlamento griego, Eric Toussaint, portavoz de CADTM , entre otros.

Zoe Konstantopoulou ha protagonizado uno de los discursos más beligerantes, arrancando en varias ocasiones las ovaciones de un auditorio abarrotado. La expresidenta del parlamento heleno fue una de las caras visibles de la oposición interna a Alexis Tsipras, y acabó abandonando Syriza tras votar contra las medidas de austeridad pactadas con las instituciones europeas.

Ese ha sido el eje sobre el que se ha movido su intervención, la crítica al actual primer ministro griego. Le ha acusado de rendirse a la austeridad aún cuando el pueblo griego la había rechazado en referéndum -demostrando “más determinación” que su Gobierno-, y ha rechazado que eso sea una derrota del pueblo, sino de “los liderazgos” que no son merecedores de la tarea que se les encomienda.

El memorándum finalmente impuesto por la UE fue “un golpe de estado financiero, un acto de guerra”, ha asegurado. Contra él debe erigirse un movimiento en toda Europa que “restaure la democracia” y defienda los derechos de todos, “incluidos los que no tienen voz”. “Somos parte de la alternativa, lo que pasó en Grecia no es una calle de un solo sentido”, ha continuado Konstantopoulou.

Su mensaje se ha movido en los mismos términos que el de Rommy Arce, concejal de Ahora Madrid. La “derrota de Grecia” evidencia que la Unión Europea “roba a los pueblos lo que estos eligen en las urnas”. Europa vive una “involución que institucionaliza la austeridad como la única política posible” contra la que deben dar el primer paso las candidaturas de unidad popular, ha afirmado.

Son estas candidaturas, que gobiernan en ciudades como Madrid, Barcelona o Cádiz, las que deben encabezar un movimiento europeo que pueda “enfrentar desde la calle y desde las instituciones las políticas de austeridad de la troika” y “romper con la Europa del capital”, ha proclamado.

En ese mismo sentido se ha manifestado la eurodiputada de IU, Mariano Albiol. Ha apelado a repensar una Unión Europea que se construyó “por mercados y mercaderes, hija del capitalismo”, y que está orientada a mantener los privilegios de los poderosos. El problema está en el origen, ha afirmado, así que es necesario cuestionar la UE desde todos los ámbitos.

De hecho, ha pedido que el foro que se celebra este fin de semana dé respuesta a una pregunta clave: si hay alternativa con el actual sistema. “La derrota en Grecia demuestra que no hay alternativa con sus normas, con sus tratados, con sus fronteras criminales, con su moneda”. Así, toda alternativa, ha afirmado Albiol, debería pasar por “un cambio de este sistema injusto”.

Lola Sánchez, eurodiputada de Podemos, ha puesto el foco en la necesidad de que los partidos y movimientos de izquierdas se unan para platear esa alternativa a la austeridad, uno de los objetivos de las jornadas organizadas por Plan B. “Los poderosos aplauden cuando nos ven divididos o atomizados, pero tiemblan cuando nos ven unidos y con un plan”, ha afirmado.

Desde su conocimiento del funcionamiento de la UE, ha querido denunciar el poder de los lobbies en las instituciones comunitarias. Actúan, ha dicho, como “parásitos que invaden un cuerpo y lo van devorando desde dentro”. “O les paramos lo pies o estamos perdidos”, ha añadido.

Se ha sumando al mensaje de reformar la UE para poner las instituciones al servicio de la gente, para lo que ha pedido el apoyo “de las calles, de los movimientos sociales”. “Necesitamos que nos vigiléis, que nos exijáis, que nos fiscalicéis”, ha pedido la europarlamentaria.




viernes, 19 de febrero de 2016

Jornadas en Madrid "Plan B": Contra la austeridad, Por una Europa democrática



Te has quedado sin entrada? Pues vente el domingo





http://www.planbeuropa.es/ 

Un Plan B para Europa

Llamamiento para construir un espacio de convergencia europeo contra la austeridad y para la construcción de una verdadera democracia


En julio de 2015 asistimos a un Golpe de Estado financiero ejecutado desde la Unión Europea y sus Instituciones contra el Gobierno griego condenando a la población griega a seguir sufriendo las políticas de austeridad que ya habían rechazado en dos ocasiones a través de las urnas. Este golpe ha intensificado el debate sobre el poder de las instituciones de la Unión Europea, su incompatibilidad con la democracia y su papel como garante de los derechos básicos exigidos por los europeos.
Sabemos que existen alternativas a la austeridad. Iniciativas como “Por un Plan B en Europa”, “Austerexit” o DiEM25 (Democracy in Europe Movement 2025) denuncian el chantaje del tercer memorando de entendimiento impuesto a Grecia, el fracaso económico que supondrá y el carácter antidemocrático de la UE. Reconocido por el mismo presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien declaró: “No puede haber decisiones democráticas contra los tratados europeos”.
También somos testigos de la respuesta insolidaria (en ocasiones hasta xenófoba), de las Instituciones Europeas y de los Estados Miembros ante la llegada de refugiados procedentes de Oriente Medio y África, y ante el drama humano que ello conlleva. Remarcando la hipocresía del discurso de la UE respecto a los DDHH, que de forma indirecta, a través de la venta de armas o con políticas comerciales, es un actor clave en los conflictos que han provocado las recientes crisis humanitarias.
El régimen de crisis de la UE, iniciado hace ocho años y basado en la austeridad, privatiza los bienes comunes y destruye los derechos sociales y laborales en lugar de hacer frente a las causas iniciales de la crisis; la desregulación del sistema financiero y la captura corporativa de las instituciones de la UE a través de los grandes lobbies y las puertas giratorias. La UE promueve soluciones falsas negociando, con gran opacidad y sin apenas control democrático, tratados de comercio e inversión como el TTIP, el CETA o el TiSA, que eliminan lo que consideran barreras al comercio: los derechos y normas que protegen a la ciudadanía, a los trabajadores o al medio ambiente. Es el golpe definitivo a nuestras democracias y al Estado de Derecho, especialmente a través de los mecanismos de protección al inversor.
La actual UE está gobernada de facto por una tecnocracia al servicio de los intereses de una pequeña, pero poderosa, minoría de poderes económicos y financieros. Todo ello ha provocado el resurgimiento del discurso de la extrema derecha y de posiciones xenófobas y nacionalistas en muchos países de Europa. Los demócratas tenemos la responsabilidad de reaccionar ante esta amenaza e impedir que los fascismos capitalicen el dolor y el descontento de la ciudadanía, la cual a pesar de todo ha demostrado solidaridad ante la tragedia humanitaria que sufren cientos de miles de personas refugiadas.
La sociedad ya se ha puesto a trabajar por un cambio radical en las políticas de la UE. Movilizaciones sociales, como Blockupy, la campaña NO al TTIP, el Alter Summit, la huelga general europea en 2012, las Euromarchas, o el ingente trabajo realizado por numerosas plataformas ciudadanas y ONG’s, suponen un valioso capital humano, intelectual e ideológico por la defensa de los Derechos Humanos, el respeto a la Tierra y a la dignidad de las personas por encima de intereses políticos y económicos. Creemos, sin embargo, que es necesaria una mayor coordinación y cooperación práctica para la movilización a nivel europeo.
Hay muchas propuestas en marcha para acabar con la austeridad: una política fiscal justa y el cierre de paraísos fiscales, sistemas de intercambio complementarios, la remunicipalización de los servicios públicos, el reparto igualitario de todos los trabajos incluidos los cuidados en condiciones de dignidad, la apuesta por un modelo de producción basado en las energías renovables, y reformar o abolir el pacto fiscal europeo – formalmente Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria.
El ejemplo de Grecia nos ha mostrado que para hacer frente a la actual coyuntura debemos aunar esfuerzos desde todos los Estados Miembros y desde todas las esferas: política, intelectual y de la sociedad civil. Nuestra visión es solidaria e internacionalista.
Por estos motivos, queremos generar un espacio de confluencia en el que todas las personas, movimientos y organizaciones que nos oponemos a al modelo actual de Unión Europea y consensuar una agenda común de objetivos, proyectos y acciones, con el fin último de romper con el régimen de austeridad de la UE y democratizar radicalmente las Instituciones Europeas, poniéndolas al servicio de la ciudadanía.
Para ello proponemos convocar una conferencia europea los días 19, 20 y 21 de febrero en Madrid, y llamamos públicamente a participar en los debates, grupos de trabajo y exposiciones que allí se organizarán.



Absueltos los 8 sindicalistas de Airbus #HuelgaNoEsDelito



Hoy ha ganado la democracia. Absueltos los 8 de Airbus
  • Ahora a por la derogación del art. 315.3 del Código Penal
Si el pasado viernes eran Édgar y Armando, este miércoles la alegría ha sido completa al conocerse la sentencia del juicio contra los 8 de Airbus y la absolución de Alcázar, Enrique, Tomás, Rodolfo, Jerónimo y Raúl, comunicada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Getafe. La noticia ha sido recibida con la lógica alegría por los sindicalistas, para los que se pedían 66 años de cárcel, así como por todas las CCOO, sindicato al que pertenecen siete de ellos.


Rueda de prensa sobre la sentencia de absolución de los 8 de Airbus
En su nombre, José Alcázar, de CCOO, en una multitudinaria rueda de prensa, ha calificado la jornada de hoy como “día para la historia”, felicitando a sus compañeros y a los abogados de la defensa “por su comportamiento y personalidad” (en en la rueda de prensa ha estado presente Antonio García, uno de los letrados).
“Podemos estar orgullosos”, ha afirmado Alcázar, para quien “ha merecido la pena aguantar y sufrir” para llegar a este momento, que supone “un éxito para la clase trabajadora”, no solo de este país sino también fuera de nuestras fronteras. Alcázar ha valorado todos los apoyos recibidos y se ha remitido al 19 de enero, fecha en la que se celebró en el Auditorio Marcelino Camacho un gran acto que unió a sindicatos, partidos políticos de izquierda, personas de la cultura y la Universidad, y profesionales del Derecho, todos ellos en defensa del derecho de huelga, en lo que supone “un antes y un después para el movimiento obrero”.
No ha querido Alcázar, que ha estado acompañado por dos compañeros, finalizar su intervención sin acordarse de las “brutales” y como ahora se ha demostrado infundadas acusaciones realizadas contra ellos desde distintos poderes públicos del Estado.
“Palo” a la Policía, a la Fiscalía y al juez instructor por su “montaje”
En la misma línea, el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, ha señalado que se ha demostrado que toda la instrucción se ha sustentado “sobre un montaje”. “La sentencia hace jusiticia y dice algo evidente, que son inocentes”, ha afirmado Cedrún en alusión a los 8 de Airbus, añadiendo que el fallo judicial deja claro también que no se puede criminizalizar a los piquetes ni a los representantes sindicales solo por el hecho de serlo, de la misma forma que supone “un palo” para la Fiscalía, para la Policía y para el juez instructor del caso.
El secretario de Acción Sindical de la Confederación Sindical de CCOO, Ramón Górriz, ha mostrado su satisfacción ante la sentencia del juzgado de lo penal nº 1 de Getafe que ha decidido absolver a los 8 trabajadores de Airbus acusados de participar en un piquete en la huelga general de 2010 reconociendo la presunción de inocencia al considerar que es "la primera y principal garantía que el procedimiento penal otorga al ciudadano acusado", y que este principio se vulnera cuando "se condena a alguna persona sin pruebas".
Górriz ha querido agradecer al movimiento sindical internacional, a los abogados y a todos los compañeros y compañeras el apoyo recibido ante esta causa y ante la defensa del derecho de huelga porque “sin derecho de huelga no hay democracia”. En este sentido, ha hecho un llamamiento a los partidos políticos para que democraticen las instituciones de este país, deroguen el artículo 315.3 y la Ley Mordaza, aprobada por el Partido Popular, y para que se absuelvan a las más de 300 personas que siguen encausadas por ejercer el derecho de huelga.
En la rueda de prensa han estado presentes también el secretario general de UGT Madrid, Carmelo Ruiz de la Hermosa, y el secretario de Acción Sindical confederal, Toni Ferrer.

lunes, 15 de febrero de 2016

Pánico en el PP: temen que imputen a 2 diputados, 2 alcaldes y un consejero




Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones. (Foto: AFP)

Pánico en el PP: temen que imputen a 2 diputados, 2 alcaldes y un consejero

12/02/2016
Los populares temen que lo ocurrido este jueves en la sede madrileña del PP no sea más que el principio de una gran operación que podría acabar con la imputación de varios miembros de la corporación en Madrid.
Fuentes del Partido Popular aseguran que “lo que ha ocurrido hoy es sólo la punta del iceberg”. Los de Génova temen una macro operación que acabará con la imputación de varios miembros del partido en Madrid, dentro de la investigación que dirige el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, enmarcada en el caso Púnica.
“Esto no va a acabar aquí y no va a haber uno, ni dos, ni tres imputados….van a ser muchos más”, aseguran a OKDIARIO desde las filas populares donde la preocupación y la desolación aumentan a partes iguales tras este nuevo golpe de la justicia que ha terminado con el registro  este jueves del despacho del ex gerente de la formación en Madrid, Beltrán Gutiérrez Moliner y con la incautación por parte de la UCO de documentación encontrada en su oficina.
"Lo que ha ocurrido hoy es sólo la punta del iceberg"
Fuentes cercanas a la investigación aseguran que entre los nombres que podrían estar barajando desde la investigación, se encontrarían el de dos alcaldes, dos diputados de la Asamblea de Madrid y un consejero del Gobierno madrileño. Se trataría de David Pérez, alcalde de Alcorcón y actual diputado autonómico popular ; Bartolomé González, ex alcalde de Alcalá de Henares y actual diputado de la Asamblea de Madrid; Ignacio García Vinuesa, alcalde de Alcobendas; Jesús Gómez Ruiz, ex alcalde de Leganés y Jaime González Taboada, consejero de Consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid y número tres del Gobierno de Cifuentes.
Lo que investiga el juez Velasco es una trama de presunta financiación ilegal del PP madrileño dentro de la Operación Púnica en cuyo marco se han llevado a cabo este jueves 5 registros en la capital madrileña tanto en domicilios particulares como en despachos. La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil se ha personado en las casas de Javier López Madrid, yerno del también empresario Juan Miguel Villar Mir, y en la del propio ex gerente del PP regional, además de su despacho en la sede del PP madrileño ubicada en la primera planta de Génova 13.
Estos registros se producen  después de la incautación por parte de la Guardia Civil, al inicio de la Púnica, de una agenda que Francisco Granados, antiguo número dos de Esperanza Aguirre y presunto cabecilla de la Púnica, guardaba en su domicilio y en la que podrían verse reflejados pagos realizados por Javier López Madrid, según fuentes cercanas a la investigación.
Los hechos que se están investigando podrían estar relacionados con delitos de cohecho y blanqueo de capitales en una posible financiación del Partido Popular de Madrid a través de la empresa de Villar Mir a cambio de la adjudicación de obras públicas.

Beltrán Gutiérrez Moliner: un ex gerente con despacho en Génova

Beltrán Gutiérrez Moliner fue destituido de su cargo como gerente del PP de Madrid tras ser salpicado por el escándalo de las tarjetas black, días después de ser cesado también como asesor de Ana Botella en el Ayuntamiento de Madrid. Los informes de la fiscalía le atribuyeron un gasto de 58.000 euros.
Sin embargo, a pesar del cese de ambos cargos, Gutiérrez seguía manteniendo un puesto como administrativo y un despacho en la primera planta de Génova 13, la que corresponde a la sede de los populares madrileños. Al ser preguntada este jueves su presidenta, Esperanza Aguirre, afirmó que no había ningún motivo para despedir al ex gerente ya que “es un trabajador de toda la vida de esta formación”.
Pos su parte, la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, aseguró en una entrevista concedida tras los registros que fue ella misma quien lo cesó de su cargo cuando estalló el escándalo de las black y reprochó a Aguirre haberlo “rescatado”.

domingo, 14 de febrero de 2016

Multitudinaria manifestación en apoyo de los sindicalistas encausados en nuestro país por ejercer el derecho de huelga


Multitudinaria manifestación en apoyo de los sindicalistas encausados en nuestro país por ejercer el derecho de huelga

Cuatro décadas después las calles de Madrid han vuelto a reclamar amnistía



Cuatro décadas después las calles de Madrid han vuelto a reclamar amnistía. Si entonces la movilización buscaba sacar de las cárceles a los luchadores antifascistas a los que la dictadura de Franco había encarcelado, este jueves el objetivo no era muy diferente:exigir amnistía para los sindicalistas condenados y la anulación de los procesos judiciales abiertos contra más de 300 trabajadores y trabajadoras por haber ejercido el derecho de huelga de forma pacífica, acusados paradójicamente de un delito contra “los derechos de los trabajadores”.
Los 8 de Airbus, cuyo juicio comenzó hace dos días, y a los que el fiscal pide 66 años de cárcel, 8 años y tres meses para cada uno, por participar en la huelga general del 29 de septiembre de 2010 contra la reforma laboral del gobierno de Zapatero, encabezaron la manifestación contra el intento de la Fiscalía que, siguiendo el mandato del Gobierno, trata de hacer correr el reloj de la historia a la inversa, hasta los tiempos en que los sindicatos eran perseguidos y la huelga estaba prohibida.

Acompañaban a los 8 de Airbus, otros encausados, algunos ya absueltos, y el secretario general de CCOO y el de Acción Sindical de UGT, entre otros dirigentes sindicales, que recorrieron la distancia entre Cibeles y Sol para proclamar que la huelga no es un delito, sino un derecho fundamental, y protestar contra la persecución y criminalización del derecho de huelga, mediante la utilización de un arma cargada de pasado, esa “anomalía en una democracia”, como calificó Toxo al comienzo de la manifestación el artículo 315.3 del Código Penal, que ha desempolvado el PP para reprimir el movimiento sindical y el derecho constitucional a ejercer la huelga, sin el cual no hay democracia.
“La utilización del artículo 315.3 del Código Penal supone situar el derecho de huelga en el siglo XIX donde su ejercicio era penado y perseguido”. Para la CUMBRE SINDICAL (CCOO,UGT, USO, CGT, AMYTS, SATSE, Alternativa Sindical de Seguridad Privada, Solidaridad Obrera, GESTHA, UNION DE ACTORES, CSIT y STEM) que convocó la manifestación, “la participación en piquetes informativos es un derecho reconocido en nuestra legislación, no es un delito y la mera identificación de los trabajadores que en él participen no puede suponer el riesgo de imputación de un delito castigado con penas de prisión”.
Según recalcan también los sindicatos en el comunicado que leyó la abogada laboralista Cristina Almeida al término de la manifestación, “nos encontramos ante el mayor intento de criminalización del derecho de huelga y el ataque más duro contra la libertad sindical desde que estamos en democracia”. Para corregir esta situación, los sindicatos exigen al Gobierno y al Parlamento la derogación del artículo 315.3 del Código Penal, la Ley de Seguridad Ciudadana, así como, las Reformas Laborales de 2010 y 2012, todo ello, subrayan “en defensa de las libertades básicas”. En este sentido, y tras valorar que por primera vez el conjunto de los sindicatos con implantación en Madrid han salido a la calle juntos en defensa del derecho de huelga y en solidaridad con los 8 de Airbus y el resto de sindicalistas procesados, Toxo declaró a los medios de comunicación su deseo de que entre las primeras actuaciones del nuevo Parlamento haya una decisión unánime de suprimir ese artículo del Código Penal.
Una supresión que, como demandan los sindicatos en su comunicado, debe ir acompañada de la absolución de todas las trabajadoras y trabajadores ya condenados por participar en las últimas huelgas generales y la adopción de las medidas necesarias para evitar el ingreso en prisión de todas las personas pendientes de juicio, demandas con las que resumen los motivos que han llevado a los sindicatos a pedir “amnistía y libertad” en las calles como hace cuatro décadas.



miércoles, 10 de febrero de 2016

"De la sátira política al esperpento judicial: libertad para los titiriteros"


De la sátira política al esperpento judicial: libertad para los titiriteros


El viernes se representó dentro del carnaval de Madrid una obra satírica por parte del grupo “Títeres desde abajo”. Por un error de programación, una obra que claramente debía ser representada para un público adulto, se anunció como un espectáculo para todos los públicos y se comenzó a representar delante de un público infantil lo que constituye un error que ha de estudiarse y sobre el que han de tomarse las medidas políticas necesarias.
Sin embargo la gravedad de lo representado no es comparable a la gravedad de que dos personas hayan sido encarceladas preventivamente por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo. La obra puede ser de mal gusto, haberse representado fuera de lugar, incluso ser políticamente discutible pero que aparezca en un momento de la misma un cartel de “Gora Alka-Eta” que un policía le coloca a una detenida no implica un enaltecimiento de nada. Y menos, como plantea el juez, un enaltecimiento no solo del terrorismo de ETA sino del terrorismo de Al-Qaeda. El terrorismo ha sido y es un problema que sufren miles de personas y que no debiera trivializarse con medidas como esta. Solo los prejuicios ideológicos (y las motivaciones ideológicas) mostrados por el propio juez en el auto pueden explicar que se haya redactado un auto así de esperpéntico.
Por otro lado, la imposición de la prisión preventiva, una medida excepcional en nuestro ordenamiento jurídico, no se entiende sino como parte de la campaña de desestabilización del ayuntamiento de Madrid que enseguida se ha servido del espectáculo para atacar la gestión global del ayuntamiento. ¿En qué medida se está juzgando este caso por la gravedad de las reacciones antes que por la gravedad de los hechos? Venimos comprobando cómo los ataques que desde las élites intentan desestabilizar a los ayuntamientos del cambio cuentan con todos los recursos mediáticos y judiciales disponibles. Frente a esos chantajes, ni un paso atrás. No podemos ceder un ápice en los derechos más elementales. Si cedemos ahí, acometer cambios estructurales va a ser, simplemente, una misión fallida.
Nosotros y nosotras somos personas con opiniones diferentes sobre el espectáculo, sobre los límites de la libertad de expresión y sobre la actuación del ayuntamiento de Madrid pero que coincidimos en que lo importante ahora mismo es mostrar nuestra solidaridad con los titiriteros detenidos y anunciar que participaremos en cuantas movilizaciones se convoquen para reclamar su libertad. Creemos que tanto Ahora Madrid, como los colectivos, movimientos y organizaciones que apostamos por un Madrid democrático, solidario y de derechos debemos ser actores activos en la defensa de la libertad de expresión. El cambio político solo podrá venir también de la mano de un ensanchamiento en la interpretación de los derechos civiles y políticos. Frente a la ola represiva y de restricción de derechos que sufrimos desde hace años solo podemos responder con más y mejor democracia. Por eso entendemos que el Ayuntamiento de Madrid como parte de este proceso debiera actuar de forma activa para conseguir la liberación de los dos titiriteros y estamos seguros de que así será.
La democracia está siempre en peligro, amenazada. Es una conquista permanente. Defendámosla en este caso exigiendo la libertad de los detenidos. Ampliémosla frente a quienes quieren una democracia limitada donde por hacer una obra de títeres puedes acabar en la cárcel.

Adolfo Rodríguez Gil. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Alba Contreras. Consejera Ciudadana de la CM de Podemos
Alberto San Juan. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Álvaro Solís. Actor
Ana Martín. Consejera Ciudadana de la CM de Podemos
Antonia García Jiménez. Periodista / Editora
Beatriz Gimeno. Diputada de la Asamblea de Madrid por Podemos
Carles Roca Roman. Profesor
Carlos Sánchez Mato. Economista, concejal de Economia y Hacienda ayuntamiento de Madrid
Carmen San José. Diputada de la Asamblea de Madrid por Podemos
Cecilia Salazar-Alonso
C. García. 
Colaboradora de Viento Sur
Diego Pacheco. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Emmanuel Rodríguez. Editor, escritor y activista social
Fernando Luengo. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Gloria Collado
Isabel Serra. Diputada de la Asamblea de Madrid por Podemos
Isidro López. Diputado de la Asamblea de Madrid por Podemos
Jacinto Morano. Diputado de la Asamblea de Madrid por Podemos
Jaime Pastor. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Jorge Riechmann. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Juan Varela-Portas Orduña. Profesor de universidad
Laura Díaz. Diputada de la Asamblea de Madrid por Podemos
Lorena Ruiz-Huerta. Diputada de la Asamblea de Madrid por Podemos
Lucía Lois. Vocal Vecina Ahora Madrid
Luis Montes. Consejero Ciudadano de la CM de Podemos
Mauricio Valiente Ots. Abogado
Miguel Urbán. Eurodiputado Podemos (GUE/NGL)
Montserrat Galceran Huguet. Concejal de AM en los distritos de Tetuán y Moncloa
Nerea Fulgado. Consejera Ciudadana de la CM de Podemos
Pablo Carmona. Concejal de AM en los distritos de Moratalaz y Barrio de Salamanca
Pablo Elorduy. Periodista
Raúl Camargo. Diputado de la Asamblea de Madrid por Podemos
Rodrigo Calvo López. Ahora Madrid
Rommy Arce Legua. Concejal de Ahora Madrid
Sixto Casado Aldana. Sindicalista ferroviario
Carlos Fernández Liria. Profesor titular de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid


"Titiriteros e iniciativa política. O cómo se perderá el Ayuntamiento de Madrid", por Emmanuel Rodríguez

Titiriteros e iniciativa política. O cómo se perderá el Ayuntamiento de Madrid


Domingo 7 de febrero de 2016. Nodo50 |
Fuente: Contraparte
Por Emmanuel Rodríguez
Multitud de niños se arremolinan ante un espectáculo de cahiporras y bolas de trapo. Son títeres y según la tradición medieval hay buenos, malos, golpes y parodias de todo tipo. Es Carnaval ese momento donde hasta hace unos años el orden, y con ello nuestra particular y ramplona versión de lo “polítcamente correcto”, quedaba en suspenso.
Los niños son vigilados atentamente por unas decenas de padres. La obra toma un curso que a algunos disgusta. En vez de una bruja o un ogro, quien resulta ahorcado es una autoridad, y en vez de restituir no se sabe bien que armonía medieval se invita a ocupar y a pinchar suministros cuando no se tiene vivienda. Un poco más al Sur, se escuchan estos días chirigotas bastante más ofensivas, y por cierto también para “todos los públicos”.
Lo que para algunos papis colma el vaso es que al final de la obra aparece una pancarta con el rótulo “Gora Alka-Eta”. La pancarta era puesta por una bola de trapo que representaba a un policía, al lado de otra bola de trapo que representaba a un activista. Con ello los actores del teatrillo querían a hacer una denuncia explícita de una práctica policial no tan inhabitual: la incriminación de todo lo que huela a radical poniéndole el sanbenito de terrorista. Véanse los largos años de gobierno-oposición del PP, o las operaciones Piñata y Pandora.
Para algunos papis y mamis, la palabra ETA traspasa la frontera de lo tolerable. Pero en lugar de coger a su nene y marcharse a comprar unos churros o unas castañas para pasar el disgusto, deciden afirmarse como ciudadanos vigilantes. Llaman a la policía. Aparecen las fuerza de orden y recogen la denuncia de los padres: “enaltecimiento del terrorismo”, con todas las letras (nivelón). Quizás sea la primera vez, desde los tiempos del Generalísimo, que se llevan a alguien por representar unos títeres de cachiporra. Algún día habrá que preguntarse que significa ser papi-mami en los comienzos del siglo XXI. Seguramente nada bueno para la psicología y la personalidad de sus vástagos.
Lo mejor sucede a partir de ese momento. El periódico prototipo de seriedad informativa e imparcialidad, El País recoge la noticia sin contexto alguno. Simplemente escribe que en la obra aparece la pancarta “Gora Alka-Eta”. Le sigue ABC que añade que el “alka” no tiene significado en euskera pero que podría ser una referencia a Al-Qaeda. El “círculo del mal” se cierra. Después, El Español en su primer titular escribe sobre la detención de dos “títeres”, metáfora no querida de una astracanada: los detenidos (nótese bien) serían dos bolas de trapo. Las apuestas se elevan. El lobby neocon, la ahora llamada “caverna”, se pone en marcha. Y consigue que “Gora ETA” sea Trending Topic en twitter. Paradojas del momento presente.
No se pierdan el final. El Ayuntamiento, por su parte, en lugar de defender que se trata de una obra de ficción y denunciar el abuso de las detenciones (algo inaceptable en todo caso), se asusta. Estamos demasiado aburridos de los sustos de este Ayuntamiento. Y emite una nota de “retratacción” en la que aparte de pedir perdón, se suma a no se sabe bien que acusación: ¿daño moral a menores por una obra de mayores? Afortunadamente retira después la nota, parece que va a primar el sentido común, y todo va a quedar en una rescisión de contrato.
En apenas unas horas, hemos asistido a una típica guerra cultural saldada con notable daño para el Ayuntamiento y poco esfuerzo para los media neocon. Hoy por hoy, para aguirristas y losantianos nada resulta más fácil que aprovechar los nimios motivos de las “cultural wars” (unos tweets, unas tetas, una placa, unas bolas de trapo) para poner contra las cuerdas a un consistorio achantado y sin iniciativa. Sobra decir, que su contraparte, Carmena al frente, piensa que basta con cuatro pildoritas y ocurrencias progres para contentar a la audiencia.
Mientras, el tiempo pasa. La auditoría de la deuda se realiza a cuentagotas. Los avances en materia de vivienda apenas pasan de lo cosmético. Las remunicipalizaciones se esfuman de la agenda. Se aceptan las operaciones Mahou-Calderón, Canalejas, y a buen seguro tramos del macro proyecto Chamartín. En definitiva, se cede progresivamente en todo lo que haya que ceder frente a los chantajes más evidentes de la oligarquía política y económica.
Conclusión: hegemonía cultural no es gustar a todo el mundo. No es tirar, de nuevo, de imaginario progre y esperar a que la atmósfera cambie para realizar las reformas prometidas por el “Ayuntamiento del cambio”. Hegemonía es crear condiciones materiales capaces de sostener y apoyar transformaciones reales. Consiste en crear adhesiones a través de la remunicipalización de servicios, la democratización efectiva de la institución y la apertura de la discusión pública de todo aquello que tenga relevancia en la vida del ayuntamiento. Y consiste también en poner en la picota por corrupción, prevaricación y nepotismo a la clase política madrileña y sus empresarios aliados que han gobernado el ayuntamiento durante 25 años.
Caso de no asumir estas reformas y la confrontación que ello conlleva, ese mismo enfrentamiento tomará los ropajes “culturales” que hoy conocemos. Es una batalla perdida. Estamos ante verdaderos especialistas de la guerra cultural: una nueva derecha (neocon) que ha practicado y teorizado activamente las fórmulas y los resultados de este tipo de conflicto. Y así tras una larga secuencia de escándalos artificiales y un largo rosario de cadáveres políticos, a la postre lo que se perderá es la oportunidad de cambiar el gobierno (real) de Madrid.