miércoles, 24 de agosto de 2016

XI Mundialito Antirracista de Alcorcón





El XI Mundialito Antirracista de Alcorcón tendrá lugar el próximo 3 de septiembre en Alcorcón.
Como siempre, os esperamos para pasar un día de gloria en comunidad, deporte y cooperación.

lunes, 22 de agosto de 2016

Ayuntamiento de Alcorcón: Viviendas de emergencia social en Alcorcón - ¡Firma la petición!


Ayuntamiento de Alcorcón: Viviendas de emergencia social en Alcorcón - 
¡Firma la petición! aquí

Viviendas de emergencia social en Alcorcón



Maxi, su marido y sus 5 pequeños y otras tantas personas (incluso victimas de violencia de género) desahuciadas en Alcorcón han sido despreciadas por el Ayuntamiento de Alcorcón no otorgándoles una solución acorde con los Derechos Humanos y la propia Constitución española.

1º pedimos el fin de los desahucios de vivienda habitual. En caso de no ser posible, exigimos al Ayuntamiento que se comprometa a garantizar una alternativa habitacional en las numerosas viviendas vacías, tanto públicas EMGIASA como de Bancos y entidades financieras rescatadas con dinero público. Es precio mencionar que en Alcorcón existen cientos de viviendas de entidades vacías y sin uso contraviniendo el fin social de la propiedad consagrado en la Constitución Española en el artículo 33.

2º pedimos que el Ayuntamiento firme convenios de colaboración con estas entidades financieras  a fin que mediante el pago de un alquiler social ajustado a los ingresos de cada familia se pueda garantizar viviendas de emergencia social tanto para familias desahuciadas como para mujeres víctimas de violencia de género que se ven obligadas a abandonar la casa.

3º consideramos que ya hubo una moción aprobada en pleno por todos los grupos (salvo el PP) en la que se instaba a las autoridades municipales a garantizar el derecho a un techo o vivienda digna consagrado en el artículo 47 de la Constitución Española.
Entendemos que en un municipio en el que el alcalde cobra más de 92.000€ anuales y en el que hay numerosos cargos políticos de confianza, decir que no hay dinero para viviendas de emergencia es algo hipócrita y ofensivo.
No podemos por más tiempo seguir permitiendo que Alcorcón sea el único gran municipio de Madrid que no tenga viviendas de emergencia social para personas con desahucios y mujeres víctimas de violencia de género.
Por todo lo anteriormente mencionado, pedimos su firma para acabar con todo este sufrimiento evitable en forma de desahucios y desalojos sin alternativas habitacionales

lunes, 1 de agosto de 2016

"Un mes después de un desahucio mediático: 12 días de acampada estéril", de eldiario.es


Un mes después de un desahucio mediático: 12 días de acampada estéril 

 

  • El desalojo de Maximina atrajo la atención pública y terminó hasta con un detenido, pero todavía reclama sin respuestas una solución a su Ayuntamiento
  • Sus tres hijos menores de edad, uno con discapacidad, y su marido están viviendo en una habitación en casa de una amiga
  • El Consistorio asegura que le han ofrecido pagarle un mes de alquiler y le han gestionado la documentación para que pida un ayuda al IVIMA  

 Maximina (con camiseta de tirantes) entre dos activistas de la PAH en Alcorcón

Lleva doce días apostada mañana y noche en la plaza del Ayuntamiento de la ciudad madrileña de Alcorcón, asegura que solo toma agua, nada de zumos y nada de alimentos sólidos. "Bebo más de dos litros todos los días, te aseguro que va a llegar un momento en el que la aborrezca", cuenta Maximina Cossío a eldiario.es sentada en el poyete de un lateral de la explanada en el que ha desplegado varias mantas y edredones, un par de hamacas y pancartas con lemas contra el Consistorio de Alcorcón (Madrid) que no le ha proporcionado una alternativa habitacional, cuando se cumple un mes de su desahucio.
Según los datos del Consejo General del Poder Judicial, durante el primer trimestre del año 9.081 lanzamientos se produjeron por el mismo motivo que el de Maximina: impago del alquiler. La mayoría de esos desalojos han pasado desapercibidos. Sin embargo el de su familia, ejecutado el pasado 30 de junio, ha sido uno de los últimos más mediáticos. Un fuerte despliegue policial, momentos de tensión, empujones, cámaras de televisión y una detención. Una vez que los focos se apagaron, ella ha decidido seguir luchando.
Esta es la segunda vez que inicia durante este mes una huelga de hambre. "Aguanté la primera semana de julio, lo dejé un sábado a medio día y un domingo por la noche fui ingresada en urgencias. Ahora lo he retomado para que el Ayuntamiento me de alguna de las 50.000 viviendas vacías que hay aquí y que pertenecen a los bancos", explica.
Hace un año en su casa las cuentas dejaron de cuadrar. Su marido se quedó en el paro, ella es ama de casa y comenzaron a ingresar únicamente un subsidio de 426 euros. "Dejamos de pagar los 520 euros de alquiler porque no teníamos dinero". Convive junto a su pareja y a sus tres hijos menores de edad, uno de ellos tiene un 43% de discapacidad a causa de una microcefalia. En total tiene siete vástagos, cuatro de ellos independizados y mayores de 18 años.

Asamblea Pah Alcorcón donde se desarrolla la huelga de hambre
Asamblea Pah Alcorcón donde se desarrolla la huelga de hambre
 
Actualmente, ellos residen en la habitación que les ha prestado una amiga. "De vez en cuando vienen a verme", añade. Ella es el único miembro de su familia que pasa el día en el pequeño campamento que ha montando junto a sus compañeros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Alcorcón.
Allí, Maximina pasa a ser Maxi. Nunca está sola, cada hora acuden vecinos y se turnan para hacerle compañía. Su teléfono no para de sonar y asegura que le visitan personas procedentes de otros municipios. "Viene mucha gente a decirme que en el Ensanche Sur de la Comunidad de Madrid hay viviendas libres", asegura.
La concejala de Asuntos Sociales de esta localidad de 167.000 habitantes del cinturón sur de Madrid, Susana Mozo, explica a eldiario.es que el Gobierno municipal no tiene viviendas de alquiler soci al. "Las trabajadores sociales llevan años atendiendo a la familia. Le propusimos darle una ayuda para pagar el primer mes de alquiler. Y se le gestionó una cita para que pueda solicitar una vivienda en el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) , no tenemos constancia de que haya gestionado esta solicitud", añade el cargo público, "si no lo ha hecho, puede ser que haya otro tipo de motivación para estar en la puerta del Ayuntamiento".
Por su parte, Maximina indica que abandonó la primera huelga de hambre cuando le comunicaron que podía pedir un alquiler social al IVIMA. "Acudí allí y solicité los papeles. Me dijeron que no era como me habían explicado en el Ayuntamiento, que seguía sancionada porque en el 2007 abandoné uno de sus pisos públicos por impago y tengo que esperar cinco años más", apunta la afectada. Esta redacción se ha puesto en contacto con el Ifnstituto de Vivienda pública para aclarar esta información sin obtener respuesta.
"Pedimos que se cumpla la Constitución, el derecho al techo. El Ayuntamiento, gobernado por el PP sin mayoría absoluta se niega en rotundo a adquirir algunas de las viviendas vacías que tienen los bancos aquí. Tiene una actitud antisocial", incide Manuel San Pastor, letrado de la plataforma.

Maximina atendida por servicios médicos
Maximina atendida por servicios médicos / Twitter: Pah Alcorcón
 
Maximina ha pasado estos 12 días junto a los activistas de la PAH . Ellos han ido documentando en las redes sociales el transcurso de su huelga de hambre. Con ellos se sincera y les reconoce que el cansancio va haciendo mella. La falta de alimentos y el calor le crean problemas a la hora de caminar.
"El miércoles pasado por la mañana fui atendida por el Samur, me subió la tensión a 16,5. Los médicos me dijeron que con ese resultado tenía que ir al hospital. Les dije que no, que no me movía de la plaza del Ayuntamiento porque este señor (señalando al despacho del alcalde David Pérez) se iba a reír de mi. Al final me atendieron aquí y me estabilizaron la tensión", apunta.
"Me alimentan las sonrisas de mis hijos pero sin un hogar paso hambre". Ese es el lema escrito en la pancarta más grande que recibe a los visitantes de Maximina. Asegura que ellos son la motivación que le anima a seguir adelante: "Hago huelga de hambre porque quiero que tengan un techo. No lo hago por mi, ni por mi marido. Si estuviésemos solos nos acurrucábamos debajo de un puente".
Si la salud se lo permite, no entra en sus planes abandonar esta protesta. "Sin una alternativa habitacional, no me voy de aquí. Si me tengo que tirar aquí el mes de agosto, aunque los del Ayuntamiento se vayan de vacaciones, aquí voy a estar", finaliza.