jueves, 17 de mayo de 2018

Manifestación en Alcorcón, "Derecho a la tranquilidad". En defensa de las pensiones públicas

Bajo el lema "Derecho a la Tranquilidad. La Defensa de unas pensiones públicas dignas para siempre, es de todas y todos ¡Acude!", las secciones comarcales suroeste de CCOO y UGT convocan esta manifestación en Alcorcón el jueves 17 de mayo a las 19h, en la confluencia de la calle Mayor y la calle Los Cantos (donde el Mercadona de la calle Mayor) y que irá hasta el Ayuntamiento.




jueves, 3 de mayo de 2018

Cambia de bando! Hay alternativas al oligopolio de la energía


Cambia de bando! Hay alternativas al oligopolio de la energía

Debate abierto el viernes 4 de mayo a las 7 en el Centro Social Pablo Picasso (Calle San Blas, 1)

sábado, 14 de abril de 2018

Veremos la "tercera" ¡Viva la República Española!




"Del Régimen del 78 a la III República", por Lorena Yusta y Jorge Martínez


Del Régimen del 78 a la III República

LORENA YUSTA Y JORGE MARTÍNEZ 

 Una gran bandera republicana en la manifestación del 14 de abril del 2013. 

Una gran bandera republicana en la manifestación del 14 de abril del 2013. / EFE


Hoy la Segunda República Española cumpliría años. Su proclamación, el 14 de abril de 1931, fue más que un –nunca simple– cambio en el modelo de estado: supuso el empoderamiento de la mayoría social trabajadora frente a un sistema monárquico despótico, corrupto y ruinoso que la tenía sumida en el subdesarrollo social y la empujaba al abismo.
No es el único cumpleaños, a lo largo de este 2018 podremos “celebrar” simbólicas y significadas efemérides. El próximo 6 de diciembre la Constitución Española de 1978 cumplirá 40 años. Sus defensores organizarán fastos en su honor, mientras el movimiento republicano se echará a la calle denunciando la impostura de un régimen que ha logrado sobrevivir, de momento, a la mayor crisis de su historia. Y es que las bases del sistema han experimentado un auténtico terremoto que resquebrajó sus cimientos durante estos dos últimos lustros. Este mismo año se cumple otra efeméride maldita: diez años desde que el 15 de septiembre de 2008 quebró el gigante financiero Lehman Brothers, quizás el mayor símbolo de esa enorme crisis económica y financiera del capitalismo global, e inauguró “oficialmente” esta década ignominiosa. Ambos hitos nos permiten caracterizar, someramente, la relación medular entre el marco constitucional del 78 que consagró la monarquía como sistema de gobierno, y la estructura del actual sistema político patrio, esa armadura que desde la izquierda hemos convenido en denominar el régimen del 78.

La Constitución de 1978 y todo su proceso de elaboración vino condicionado por la propia dictadura franquista, y es que el tirano y su plutocracia no tenían ningún interés en reinstaurar un sistema republicano legítimo que pudiera propiciar un auténtico cambio social, una ruptura con el franquismo: era el momento de garantizar la continuidad de los poderes que forjaron su lugar en el país a golpe de tortura y represión. Así, nuestra actual Constitución reformó en cuatro claves que constituyen los pilares del régimen del 78, elementos cuya insuficiencia e impostura ha evolucionado hasta el esperpento actual y que se encuentran hoy en profundo estado de crisis:
  1. Monarquía, designada directamente por el dictador y que ha hurtado hasta la fecha la decisión soberana del pueblo español sobre su forma de estado;
  2. Bipartidismo, consecuencia inevitable de la aplicación del artículo 68.2 de la Constitución que establece la provincia como circunscripción electoral;
  3. El estado de las autonomías, el llamado “café para todos”, un federalismo demediado cuyo objetivo real fue no reconocer el derecho de autodeterminación de los pueblos que integran el Estado español, principalmente, Euskadi y Catalunya;
  4. El Estado social, burgués sin duda, pero banderín de enganche entre las fuerzas progresistas en ese proceso de transición al “Estado social y democrático de derecho” de los países centroeuropeos. Un Estado social que en sus logros ha sido progresivamente dinamitado reforma laboral a reforma laboral, recorte social tras recorte social.
Y en esto llegó la crisis económica de 2008, una de las mayores de la historia del capitalismo. Ese sistema que, en Europa y como si de un organismo vivo se tratara, creó su propia vía de defensa ante las masas revolucionarias generando la ilusión de un sistema de bienestar y la cimentación de una mal llamada clase media (más en clave monetaria que de seguridad social). Da igual que nos creyéramos o no ese juego de prestidigitación, porque su fango nos iba a contaminar a todos en nombre de la crisis financiera. A todos, eso sí, los que no perteneciéramos a las élites.

Es esencial no perder de vista esa última palabra; es vital no perder de vista el elemento de clase. La precariedad, el paro, los recortes sociales, las “fugas” y el “exilio” de hermanos y amigos nativos o migrantes, la austeridad impuesta en nuestros presupuestos gracias a la reforma del artículo 135 de la Constitución, toda esta realidad, no fue ni es sino nuestra realidad, bien alejada de la de las élites donde los títulos de propiedad, el dinero y las relaciones de influencia garantizan su bonanza. Una élite en cuya cúspide reside la monarquía, garante de aquel sistema que el dictador quiso perpetuar.

Pero la crisis, para desgracia del sistema y como cualquier moneda, tiene sus dos caras. La crisis conllevó una reactivación enorme de la movilización. La clase obrera organizó dos huelgas generales ante sendas reformas laborales del PSOE (2010) y del PP (2012); y surgió esperanzador el movimiento 15-M como impugnación de las bases del sistema. Ese clamor del “no nos representan” y “lo llaman democracia y no lo es” removió los cimientos del régimen y, aunque sus principales responsables sigan encumbrados, se sintieron “amenazados” y tuvieron que actuar para no perder su posición de privilegio. El bipartidismo se ha quebrado con las clases populares votando en masa al margen de las dos opciones dispuestas en 1978: el turnismo se rompe bajo el sistema monárquico por primera vez desde que Cánovas y Sagasta lo pactaran. El monarca “campechano”, tras sus vergonzantes escándalos, se vio obligado a abdicar en su “sucesor” para salvar la monarquía de una posible crisis terminal. Y, por último, el actual monarca intervino contra el “process” y los partidos del régimen no dudaron en retorcer las leyes constitucionales y aplicar una represión desmedida para garantizar la sacrosanta unidad del Estado ante la movilización soberanista en Catalunya.

Hemos sido nosotras, las clases populares, ayer en Madrid, Aragón o Andalucía, hoy en Catalunya, las que pusimos en solfa todos los pilares del régimen a través de la movilización y conseguimos que, por primera vez desde el inicio incierto de la transición, el miedo cambiara de bando. Y cual obra de teatro, la población pudo advertir cómo, al caer el telón, quedaron al desnudo todos los entresijos del régimen, esa opereta, esa burla en la que estamos atrapados.
Sin embargo, perdimos aquella oportunidad, impugnamos el sistema pero no fuimos capaces de acabar con él. El caballo de la historia pasó delante de nuestras puertas, y no nos aupamos a su grupa. Y tras éxitos y fracasos, en una época en la que la inmediatez se siente como una necesidad absoluta, hacemos lectura de los últimos años evidenciando que nos encontramos en una época de recesión en cuanto a la movilización social, pero conscientes de que habrá una nueva oportunidad más pronto que tarde. La República no fue definitivamente enterrada por nuestra actual democracia ni los deseos de igualdad sepultados en una fosa. Porque, después de todo, la lucha por la igualdad se nutre de la evidencia lacerante de la injusticia, del abuso, del maltrato, y no hay muestra más representativa de clasismo e injusticia que la de un privilegio heredado por descendencia de sangre. Clasismo primigenio.

La república es el único sistema político que nos hace iguales de partida, y habrá que dotarla de contenidos que hagan posible la igualdad real. Sobran los parásitos y somos perfectamente capaces de liderar la jefatura del Estado, tal y como lideramos nuestras vidas y las luchas por nuestros derechos. Debemos movilizarnos y conseguir de nuevo lo mismo que en 1931: doblegar un régimen corrupto plantándonos ante sus organizaciones criminales, su represión, sus mordazas violadoras de la libertad de expresión, sus presos políticos y, por supuesto, impugnando su monarquía. Como decía Durruti, “Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones; y ese mundo está creciendo en este instante“. Feliz cumpleaños, querida Segunda República. ¡Vamos a por la Tercera!


 

miércoles, 4 de abril de 2018

Nueva edición de la obra "Diez días que estremecieron al mundo, de John Reed"

  Diez días que estremecieron al mundo, de John Reed

  Por Manifiesto por el Socialismo



Nueva edición prologada por Marina Albiol y Carlos Sánchez Mato Introducción de Alberto Arregui

El colectivo Manifiesto por el Socialismo y la Asociación Cultural Emancipación acaba de publicar una nueva edición del libro sobre la Revolución Rusa de 1917, Diez días que estremecieron el mundo, escrito por el periodista y revolucionario estadounidense John Reed. La edición, además de haber realizado una revisión a fondo del texto de Reed, cuenta con un prólogo de Marina Albiol Guzmán, europarlamentaria de IU, y Carlos Sánchez Mato, concejal de Ahora Madrid y dirigente de IU, y una extensa introducción de Alberto Arregui Álava, miembro de la Coordinadora Federal de IU.


De Diez días que estremecieron al mundo, Nadezhda Krupskaya escribió: “Reed no fue un observador indiferente. Revolucionario apasionado, comunista, comprendía el sentido de los acontecimientos, el sentido de la gigantesca lucha. De ahí esa agudeza de visión, sin la que no habría podido escribir un libro semejante. (…) El libro de John Reed ofrece un cuadro conjunto de la insurrección de las masas populares tal como realmente se produjo, y por ello tendrá una importancia muy particular para la juventud, para las generaciones futuras, para aquellos a cuyos ojos la Revolución de Octubre será historia”.


“El sueño por romper las cadenas de hierro forjado por el opresor —escriben Marina y Carlos en su prólogo— o la osadía de quien se atreve a intentar derribar de una vez por todas el terror que teje a su alrededor el tirano, nos ha fascinado desde las primeras civilizaciones. Aunque raramente ocurre, esos anhelos de libertad pueden llegar a transformase en realidades tangibles. Ese sueño, si acaso alguna a lo largo de nuestra historia se cumplió, fue sin duda en Octubre de 1917.


Leer a Reed no debe ser un ejercicio de nostalgia, sino la constatación de que es posible volver a levantarnos contra la opresión. El ejemplo de que podemos cambiar el mundo a través del socialismo”.


“La Revolución de Octubre —manifiesta Alberto en su introducción— permitió vislumbrar qué gigantesco cambio se produciría en las relaciones humanas entres sí y con la naturaleza con una planificación racional de los recursos. Demostró la potencialidad gigantesca de transformación que alberga la sociedad humana. No sólo no refuta el socialismo, sino que es la experiencia que debería servirnos para depurarlo. Sobre todo, porque nuestro mundo se enfrenta, cada día más, al dilema de socialismo o barbarie”.


La edición ha sido realizada en formato 18×13, con solapas, 576 páginas y un apéndice fotográfico sobre la revolución. Si estás interesado en el libro, ponte en contacto con nosotros.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Acto público en defensa del sistema público de pensiones


JUEVES 22 DE MARZO
19:00 HORAS
TEATRO BUERO VALLEJO



Los pensionistas se convierten en un gran movimiento contra la política económica del Gobierno, eldiario.es


Los pensionistas se convierten en un gran movimiento contra la política económica del Gobierno


  • Cientos de miles de jubilados han abarrotado este sábado las calles de las principales ciudades contra el Gobierno: en Bilbao se manifestó alrededor de un tercio de la población
  • Los pensionistas, tras varias muestras de fuerza en multitudinarias manifestaciones, advierten al Ejecutivo de que seguirán llenando protestas hasta que no revierta sus políticas en pensiones
  • Además de sus denuncias sobre la revalorización de las pensiones y las cuantías de las prestaciones más bajas, los jubilados claman contra la política laboral y de austeridad de Mariano Rajoy
 Convocatoria en Madrid por la libertad de expresión y el sistema de pensiones. OLMO CALVO.
Convocatoria en Madrid por la libertad de expresión y el sistema de pensiones. OLMO CALVO. OLMO CALVO
Bilbao, Madrid, Zaragoza, Barcelona, Sevilla, Santander, Vitoria y Murcia. Miles de personas, en su gran mayoría pensionistas,  han desbordado las calles de estas y muchas otras ciudades españolas este sábado en la última demostración de fuerza de los jubilados ante el Gobierno de Mariano Rajoy. "Aquí estamos, nosotros no nos vamos", clamaban en Madrid a modo de amenaza. En Bilbao, la Policía Municipal calcula que han participado en la protesta unas 115.000 asistentes, alrededor de un tercio de la población de la ciudad vasca. Tras los ya famosos "sí se puede" en las marchas, reside una idea compartida por muchos manifestantes: los pensionistas son conscientes de que forman un grupo de población –y de votantes– muy amplio y creen que pueden ganar el pulso al Ejecutivo si mantienen la presión en la calle. 
Los convocantes de las manifestaciones de este 17 de marzo advertían ya antes de este sábado de la magnitud de la cita: los jubilados de más de un centenar de ciudades estaban llamados a movilizarse. El 17M por unas "pensiones dignas" ha llegado tras varios éxitos de convocatorias, especialmente la del 22 de febrero en toda España, pero que en Euskadi han tenido especial fuerza desde enero. No ha importado la lluvia, ni siquiera la nieve y el granizo, para que cientos de miles de personas de avanzada edad hayan salido a defender el sistema público de pensiones.  "Ni la lluvia ni Rajoy podrán pararnos hoy", decían en Toledo. 

En Madrid, debido a la falta de acuerdo para formar una manifestación unitaria, la capital ha vivido incluso dos manifestaciones: una por la mañana y otra por la tarde, y ambas han colapsado el centro de la ciudad. Si por la mañana había un manto interminable de paraguas, que se perdía por las calles aledañas, la cita de la tarde ha superado incluso la marcha de unas horas antes. Entre los factores que han facilitado la movilización destacan el mejor tiempo y las diferentes causas que estaban representadas en la manifestación, como la petición de la derogación de la 'ley mordaza'. 
Unas 150.000 personas se manifiestan en Euskadi por unas pensiones dignas
Final de la manifestación que ha recorrido las calles de Bilbao. EFE
Los jubilados han centrado, de nuevo, sus protestas contra la subida del 0,25% anual –en virtud de la reforma de las pensiones que aprobó en solitario el Ejecutivo en 2013– y han demandado la revalorización de las pensiones conforme a los precios. Pero los pensionistas recuerdan que solo es una pieza de un engranaje de políticas económicas a las que se oponen: rechazan el conjunto de la reforma de 2013, y especialmente el opaco factor de sostenibilidad que entrará en vigor al año que viene; la reforma laboral de 2012 y la precarización del trabajo, "con salarios de miseria" que limitan las cotizaciones a la Seguridad Social; las medidas de austeridad que restringieron el gasto social, como el copago farmacéutico; el rescate de las autopistas quebradas, protagonista de la indignación de la mayoría de los jubilados entrevistados, y un largo etcétera de medidas con la firma de Montoro, Rajoy y Báñez. 

Pensiones como soporte en la crisis

Carmen, de 71 años, ha salido a la calle porque siente "mucha vergüenza por lo que están haciendo". Trabajadora desde los 14 años, explica que su pensión "está muy repartida". Como presumió la ministra de Empleo Fátima Báñez, las pensiones han sido "una garantía de renta en momentos de crisis". En su caso, la prestación de jubilación es vital para su hijo, "que lleva más de dos años en paro y no tiene ninguna ayuda de desempleo. Tiene dos hijas. Así que yo ayudo en todo lo que puedo, aunque no haya que echarle carne a las patatas", resume la mujer. Según los últimos datos de Eurostat, de 2016, la mitad de los desempleados en España están en riesgo de pobreza. En la actualidad, 4 de cada 10 parados no recibe ninguna prestación.

Pedro, de 81 años y extrabajador de la metalurgia, también tiene que ayudar a su hijo para llegar a fin de mes y eso que agradece que tiene empleo. "Aunque trabaja, no llega a pagar la hipoteca con su sueldo", cuenta el jubilado. Carmen y Pedro exigen que las pensiones suban como los precios. También Agapito, de 69 años: "Pero es que no pedimos nada excesivo, no pedimos caramelos. Es la revalorización con el IPC". 
Manifestación por las pensiones, este sábado en Madrid
Manifestación por las pensiones, este sábado en Madrid
Los ministros Cristóbal Montoro y Fátima Báñez son, además de Mariano Rajoy, algunos de los miembros del Gobierno más recordados en las manifestaciones. Aunque en el centro de las críticas y exigencias está el sistema público de pensiones, "esto es más serio que las pensiones", opina por su parte José Ramón, jubilado de 68 años. "Este movimiento es contra contra una situación económica concreta, interpela a la economía global del PP". Los pensionistas sitúan especialmente en la diana el rescate a las autopistas quebradas y a la banca, así como los límites presupuestarios de Montoro para cumplir con los objetivos de déficit, como reflejo de unas políticas que consideran que han antepuesto el rescate de los poderes económicos al de las personas. 

"Vamos a seguir saliendo"

Otra de las ideas que más repiten los jubilados que han pisado este sábado las calles es que esta no va a ser la última vez que lo hagan. La presión social frente al Gobierno continuará "y más le valdría a los políticos que bajaran a las calles y miraran a la cara a estas madres y padres, que sepan lo que hay", recomienda Luz, de 61 años y prejubilada. Los pensionistas aseguran que, de no dar marcha atrás a sus políticas, seguirán movilizándose. "Las veces que haga falta", repiten muchos congregados. Carmen participa en todas las manifestaciones de pensionistas que puede. "No me canso porque cansarse es rendirse. Como no sea por una enfermedad, seguiré viniendo. Es que me parece muy fuerte lo que están haciendo". 
Miles de personas se manifiestan por pensiones pese mal tiempo en Pamplona
Miles de personas se manifiestan por pensiones en Pamplona. EFE
La comparecencia de Mariano Rajoy esta semana en el Congreso, en la que anunció algunas mejoras para los pensionistas supeditadas a la aprobación de los Presupuestos, lejos de desmovilizar ha indignado aún más a varios de los entrevistados por este medio. "No nos calmó. Todo lo contrario, fue un incendio. Es un chantaje", opina Henar, de 62 años, que ha acudido a la manifestación de la capital con su marido, Modesto. Ambos son participantes habituales de marchas y movilizaciones de causas que comparten, pero reconocen que este movimiento de pensionistas está sacando a la calle a gente que conocen y que no solía manifestarse. "Hemos estado demasiado tiempo dormidos. Esto va también por la gente joven, porque en realidad nosotros tenemos la jubilación más o menos resuelta, pero el panorama para las próximas generaciones es tétrico", añade Modesto. 

Y más allá de su poder de convocatoria y la presión de las movilizaciones sociales, las proclamas y muchos carteles en las manifestaciones recuerdan al PP y a los partidos de la oposición una de sus principales armas: su voto. "Nos vemos en las urnas", rezaban numerosas pancartas. 
Dos pancartas de la manifestación por unas pensiones dignas en Madrid, este 17 de marzo,

Dos pancartas de la manifestación por unas pensiones dignas en Madrid, este 17 de marzo, Laura Olías