domingo, 12 de noviembre de 2017

Por la remunicipalización de la recogida de vidrio en Alcorcón


Ganar Alcorcón propone al Pleno la remunicipalización de la recogida de vidrio

 

El grupo municipal Ganar Alcorcón ha presentado a debate plenario una moción para recuperar la gestión pública de la recogida de vidrio. Esperan contar con el apoyo mayoritario de los grupos municipales.

El grupo municipal Ganar Alcorcón quiere que el Ayuntamiento rescate este servicio de manos privada, debido a que está ofreciendo un pésimo servicio a la ciudadanía. Para ello han presentado la moción a debatir y votar en el próximo Pleno del Ayuntamiento de Alcorcón del 29 de noviembre. Indican que por diferentes vías hay numerosas denuncias de la población del municipio con fotografías y vídeos que muestran los efectos de la gestión de la recogida de vidrio realizada por la asociación de empresas Ecovidrio.

Denuncian que, tras tres años y medio de funcionamiento del Convenio Marco con Ecovidrio, el servicio de recogida de vidrio presenta serias deficiencias. Estas deficiencias las resumen en tres: el uso de camiones con cajas no estancas que provoca vertidos en la vía pública de líquidos y lixiviados tóxicos, atentando contra la salud pública y contraviniendo la ordenanza reguladora de residuos sólidos urbanos, limpieza viaria y de edificios; el desbordamiento de los contenedores, quedando los alrededores invadido de vidrios y evidenciaría el no cumplimiento de los 226 días al año de recogida establecidos por el convenio; y, finalmente, el incumplimiento de dicho convenio en relación a la limpieza, 3 veces al año, y el mantenimiento de los contenedores de vidrio del municipio.

Raquel Rodríguez, concejala de Ganar Alcorcón, ha calificado la gestión de la recogida ofrecida por Ecovidrio como “poco efectiva y de pésima calidad, la cual está ocasionando un serio perjuicio a los y las vecinas de Alcorcón”. A lo que ha añadido que “no se merecen este tipo de calidad en un servicio básico; tenemos el deber de solucionar estos problemas, es por ello que hemos propuesto al pleno que se recupere este servicio que el mismo privatizó en sesión del 31 de marzo de 2014”.
La moción plantea que el Ayuntamiento se acoja al cambio de sistema contemplado por el convenio marco para pasar a “ente local recoge”. Además, dado que los medios para la recogida pertenecen a la empresa pública ESMASA, sería esta, mediante la encomienda que propone la moción, la encargada de realizar nuevamente la recogida, como lo vino realizando hasta 2014. “Devolvemos a lo público lo que nunca debió ser retirado”, ha concluido Rodríguez.

Destacan que es un importante hito dado que recuperaría un servicio privatizado y supondría un punto de inflexión en la tendencia privatizadora de servicios básicos para la ciudadanía. “Esperamos que sea el primero de muchos otros servicios públicos que debe recuperar la ciudad para que el Ayuntamiento sea quien lo gestione”, ha declarado Jesús Santos, portavoz del grupo municipal Ganar Alcorcon. Asimismo agrega que “no debemos olvidar que a la administración local se le estima su capacidad para defender el interés general en contraposición con el interés particular y privado de las empresas, las cuales persiguen un beneficio a la hora de ofrecer estos servicios”.


viernes, 10 de noviembre de 2017

RIOT PARTY, por Jóvenes de Ganar Alcorcón


Sólo queda un día para la RIOT PARTY
💃 

 Buen ambiente, grandes grupos y DJs, y mejor compañía. Que no te lo cuenten! Ven a pasar el viernes por la noche con nosotras en la Sala Vizzio de Alcorcón. Os esperamos 

✊


🎉





viernes, 27 de octubre de 2017

Shangay, de tu letra y puño, por Israel Rojas



Hola, Shangay,

Te tuvimos en Alcorcón durante las Fiestas Alternativas de 2013; allí te asalté para hacernos unas fotos contigo después del pregón incendiario que nos regalaste al aire libre y que hizo revolverse al alcalde popular David Pérez, protegido de Esperanza Aguirre, en su pequeño trono de porras y sanciones. Hasta entonces, mi participación en las Fiestas Patronales había sido siempre pasiva: darme una vuelta, tomar algo… Y, desde luego, evitar el pregón en la plaza del Ayuntamiento; todos iguales, todos vacíos.

Aquella noche fue muy diferente. Sabía de ti desde mediados de los noventa, cuando aún iba al instituto y tú tenías —te has ido muy joven— unos pocos años menos que los que tengo yo en este momento. Por entonces ya había leído en prensa sobre tus Shangay Tea Dance y sabía que eras una drag queen aunque todavía no comprendía en qué consistía, cuál era la función de representar un personaje, ¿era teatro, animación, diversión personal? Unos cuantos años más tarde empecé a ver tus apariciones en televisión, cuando gritaste a Rajoy “¡basta ya de homofobia en el PP!” en unos días en que ese partido político empezaba a amenazar la continuidad del matrimonio homosexual. También vi la escenita que aquellos curas fabricaron metiendo a unas feligresas justo en medio de una marcha laica a su llegada a Sol para arrodillarlas humilladas sobre el pavimento y convertirlas en santas por el mero hecho de rezar con la cabeza gacha y a ti en demonio por afearles la grosera provocación (la razón usa la palabra; el fundamentalismo, la estampa). Ya en los últimos años descubrí tus artículos en Público, las reflexiones y denuncias que desde tus extensas columnas difundías. Y sin embargo, a pesar de todo esto, no terminaba de saber quién eras exactamente. Aquella noche tan diferente lo descubrí. Eras, para empezar, una persona que no se callaba. Y que no sólo no se callaba sino que, gracias a una popularidad que explotaba, conseguía que aquello que no se callaba fuera escuchado. Eras un activista.

Vivimos (aún) en unos tiempos en que algunas cosas las decimos bajito, en que “no hay que politizar” las fiestas, en que “no hay que politizar” el arte, en que “no hay que politizar” la calle ni el bar mientras la tele inunda la barra con su realidad politizada y con sus politizadas omisiones. Y hablamos tan bajito y tan poco para no molestar al vecino, para no aburrir al contacto de la red social, para no ser marcados como molestos, que al final casi ya no hablamos. Sí que decimos “¡qué corruptos!” o “¡qué vergüenza!” pero eso es como no decir nada. Y no dice nada porque no explica nada, es solo un tímido gruñido que únicamente emitimos si nos oye poca gente o que dosificamos para no interrumpir la leve felicidad alimenticia de quienes, derrotados, sin herramientas, creen haber decidido por sí mismos que intentar comprender la realidad es agotador y, así, no tenerse que enfrentar a lo que los inmoviliza: una cobardía que han descubierto que se puede disfrazar de descreimiento para sentirse por encima en vez de aplastados muy abajo. Decimos “¡corruptos!” y decimos “¡vergüenza!” porque es vago y no queremos perder amigos o tener problemas en la parada del autobús. Tú, además, decías “fascismo” y “capitalismo”. Y eso ya sí es decir algo.

No quedaste libre, claro, de las consecuencias de ser molesto. ¿Cómo es posible si no que el adiós de la primera drag queen española y uno de los primeros activistas LGBT, alguien que dedicó su vida a esta lucha en un país que hoy es referencia mundial, haya pasado como un suspiro en algunos ámbitos de ese mismo país? ¿En serio aún no te han dado una plaza, Shangay? No creo que te importe mucho: tú no pedías plazas, las tomabas. Una de ellas en Alcorcón.


A partir de entonces mantuvimos el contacto y, ya en las fiestas de 2015, fuiste tú mismo quien me propuso volvernos a visitar, esta vez en la caseta de Ganar Alcorcón, CUP formada entre otros por el PCE, organización en la que milito y con la que simpatizabas. Esta formación había conseguido entrar en el Ayuntamiento y ya no había (tanto) riesgo de que el Alcalde, este que se ha ido definiendo a lo largo de legislatura y media como un personaje intratable, fuera a sabotear el acto o a repartir multas (sólo las del Ateneo Popular de Alcorcón ascienden ya a más de 12.000 euros). También nos escribimos largos mensajes por correo. A raíz de uno de los que te envié me dijiste que te gustaba mi estilo y me propusiste incorporar un extracto a uno de tus artículos. Aquello me hizo mucha ilusión pero lo había escrito sólo para ti y publicado podía traerme, digamos, complicaciones. Tú lo comprendiste pero yo me sentí muy raro perdiendo esa bonita oportunidad. No lo lamento; que te gustara todavía hoy me hace sentir bien. Casi tanto como que en tu sección no olvidaras nunca mi ciudad, tan abandonada a los desmanes de su actual alcalde y sobre la que escribiste en varias ocasiones. Porque a ti no te hizo falta esperar a que este regidor se hiciese conocido fuera de Alcorcón, fuera incluso de Madrid por sus impresentables opiniones acerca de las feministas o por impedir que se colgara la bandera multicolor como en tantos otros municipios ya se hacía. Este político tan representativo del Partido Popular ya antes había hecho muchas otras cosas que tú no dudaste en denunciar aunque aún sonaran a pequeño esperpento local, categoría que hacía mucho había trascendido.

Y, de esta manera, volviste a Alcorcón hace ya dos septiembres coincidiendo con una de las presentaciones de tu libro de poemas Plasma Virago. Acompañado por tu inseparable Paloma y Elena Ortega, la madre de Alfon —uno de los presos políticos que efectivamente tenemos en este país—, recordaste el drama del joven. ¡Pero también venías a hablar de tu libro! Así que la presentación se convirtió en la atracción principal de la tarde. Se me escapa una sonrisa recordando que, puesto que Lou y yo estábamos siempre muy ocupados con la plancha vegana que habíamos impulsado y se nos hacía muy complicado ver los actos completos, salí sólo un momento para saludarte y, al tiempo que me acercaba por tu espalda, gritaste sin haberme visto aún: “¡¿Dónde está mi amado Isra?!”. ”Amado”, dijiste. Usabas mucho esa palabra tan bella pero yo ya sabía que nunca a la ligera. Por eso, como había pensado que una vez allí, entre tanta gente, no ibas a estar dedicándote a nadie en particular, no querer zanjar tu visita sin saludarme me hizo sentir de los tuyos. Y me firmaste tu libro de poemas como panes.


Te pedí que luego pasaras a la trastienda de la caseta para saludar a mi compañera, que se había cortado con una lata de berenjenas y se había quedado sentada dentro esperando a que se le pasara el mareo. “¡Que salga, que salga, y que se desangre aquí toda!”. No tenías filtro. Poco después entraste y, cuando comprendiste que era mi pareja, me pegaste un manotazo y me soltaste: “¡¿Pero eres hetero, asqueroso?!”. Y a mí me entró la risa. Combinabas ternura y escándalo hasta convertirlas en la misma cosa.

En septiembre de 2016 regresaste al mismo lugar que habías llenado antes con tu presencia, con tus palabras por momentos explosivas, por momentos serias y meditadas. Pero esta vez con tu recuerdo, en el homenaje que organizamos Paloma y yo para ti. Allí, Elena volvió a dedicarte unas palabras de su parte y de la de su hijo, a quien nunca abandonaste, y leímos algunos de tus poemas. Luego, hace apenas unos meses, nos volvimos a encontrar cuando fuimos a tu homenaje en el Teatro del Barrio y por fin conseguí tu último libro Adiós, Chueca, un documento imprescindible para comprender cómo en Madrid, el gaypitalismo, neologismo que acuñaste, trabaja desde hace décadas (lo documentas tan bien que es imposible parar de leerlo) para convertir la lucha que tiene parasitada en un simple nicho de negocio. Tapando con sus anuncios los gritos escritos en la pared, vaciando las celebraciones durante tanto tiempo esperadas y dejando un algo abstracto que, si bien aún es poderoso, está horriblemente incompleto. Barriendo la memoria. Asegurando a quienes sufren la homofobia que “¡el consumo os hará libres!” y convirtiendo esta consigna en producto a su vez para poder vender la mentira dos veces: la primera dentro de un envoltorio lleno de aire; la segunda, para hacer creer que pesa mucho.

Todo esto aprendí de ti, Shangay. Que muchas cosas suceden aunque no se vean, que no te cansaste de denunciarlas, que preferiste no diluir tus energías en una vida fácil y ociosa desaprovechando tu altavoz y que ganaste así la integridad del que no miente, del que no da la espalda a la víctima, del que no disculpa la agresión. Lo aprendí en persona y leyéndote. Y, aunque esta vez no me pudiste firmar el último libro de tu puño y letra, no importa: lo he leído de tu letra y puño.



Acto con Alberto Garzón en Móstoles: "Ahora la Comunidad"





jueves, 12 de octubre de 2017

"Ésta es nuestra lucha", por Manifiesto por el Socialismo



Ésta es nuestra lucha


“En Catalunya las escobas se han convertido en un arma de destrucción masiva. Sobre todo si van acompañadas de un cubo con cola para pegar carteles…” 

Así empezaba Alberto Arregui, miembro de la Coordinadora Federal de IU y del Manifiesto por el Socialismo, en el acto organizado por Madrileños por el Derecho a Decidir, el domingo 17 de septiembre. El acto se iba a celebrar en un local municipal y fue prohibido por un juez a raíz de una denuncia del grupo municipal del Partido Popular. Finalmente se celebró en el Teatro del Barrio con cerca de un millar de asistentes.

 Alberto Arregui planteó que “el derecho de autodeterminación no es una declaración abstracta, para guardarla en la biblioteca con las obras selectas de Lenin, sino para apoyarla concretamente, y hoy el derecho de autodeterminación del pueblo catalán tiene fecha, el 1 de octubre”. “Es la lucha de la libertad contra la tiranía”. Alberto prosiguió explicando que uno de los argumentos que más le preocupan es la afirmación de sectores de la izquierda de que “esta no es nuestra guerra”… para él “ésta es nuestra lucha”, “si perdemos esta batalla vamos a perder todos en todo el Estado español”, “nos estamos jugando el reforzamiento de la libertad o el reforzamiento del tinte autoritario de este gobierno”.

 En el acto intervinieron, además, el diputado de ERC Joan Tardà, la diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid Isa Serra, la portavoz del Secretariado Nacional de la CUP, Núria Gibert; el diputado de Junts pel Sí Eduardo Reyes; la vicepresidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Natàlia Estéve; y el presidente de Omnium, Jordi Cuixart.

viernes, 22 de septiembre de 2017

En Alcorcón nos declaramos en RebelDÍA. Jornada reivindicativa, mítin de Pablo Iglesias en Alcorcón, Concierto de Riot Propaganda



Sábado 23 de septiembre en Alcorcón, decimos ante la injusticia, la corrupción y los recortes. Hablamos de alternativas 
Desde las 10 de la mañana hasta la noche en el Recinto Ferial de Alcorcón

  • Vª Asamblea de Vamos!
  • Comida Popular 
  • Taller de comunicación/teléfono móvil
  • Fiesta de la Fraternidad
  • Mítin de Pablo Iglesias
  • Concierto de Rap combativo y Riot Propaganda




PUNTO VIOLETA en Alcorcón


Espacio de información, ayuda y protección para mujeres quesufran o presencien algún tipo de agresión machista.

Por una fiesta sin acosos ni agresiones

SORORIDAD
APOYO 
Y
EMPODERAMIENTO 

Este sábado 23 en el REBELDÍA del Recinto Ferial 
 


domingo, 30 de julio de 2017

Informe anual de Izquierda Unida, Alberto Garzón


Informe Anual 2017 de IU

Compañeras y compañeros,

Ha pasado un año desde que tuvo lugar la XI Asamblea de Izquierda Unida y desde que renovamos todos los órganos de dirección política. Entonces declaramos la firme intención de comenzar una nueva etapa. Una etapa en la que IU se convertiría en un instrumento útil para la ruptura democrática, lo que implicaba cambios en la orientación política pero también en las formas organizativas.

Transcurrido este tiempo es momento de hacer balance, y para facilitar ese propósito hemos elaborado este informe anual. Por primera vez en la historia de Izquierda Unida presentamos un documento detallado con la rendición de cuentas de toda la dirección de IU, pero también con una reflexión política que pretende facilitar el debate colectivo sobre el dónde estamos y hacia dónde vamos como organización y como país. Además, por primera vez la militancia va a tener acceso a datos esenciales para contextualizar y evaluar la gestión política y organizativa de su dirección, como son los datos de afiliación y de finanzas. Este notable paso de transparencia permite que la militancia de IU pueda formarse una idea más exacta de cómo está la organización, cuáles son sus retos y también cuál es su potencialidad. Pensamos que así estamos en mejores condiciones para tomar las decisiones adecuadas.

Que no nos jodan la vida. Acabemos con la precariedad Este documento es la versión definitiva del borrador que publicamos en nuestra web hace unas semanas y sobre el que debatimos e hicimos aportaciones en la reunión de la Asamblea Político y Social de IU del pasado 24 de junio. Está preparado de tal forma que encontrarás la reflexión política intercalada con la rendición de cuentas. No obstante, y dado el enorme abanico de temas abordados, el presente documento es muy extenso. Hemos optado por esta fórmula para que nada de lo que consideramos central se quedara fuera del debate, aunque sin duda habrá cosas que podrían haberse tratado con mayor atención.

Por otra parte, el documento está estructurado con dos apartados fundamentalmente de balance y diagnóstico, y con el resto de valoración de la estrategia política y de la rendición de cuentas. El objetivo de este documento es proporcionar material de interés que pueda mejorar el debate colectivo, de tal manera que a lo largo del inicio del curso siguiente, a partir de septiembre, nuestra organización pueda tomar aquellas medidas que se consideren coherentes con las conclusiones del debate. Nos parece relevante insistir en esto: el presente documento no implica la toma de decisiones de forma directa sino que es un instrumento para catalizar un debate que consideramos necesario. Después de ese debate vendrán las decisiones, que serán también colectivas.

Por último, os invitamos a compartir este documento con todas aquellas personas que consideréis pueden estar interesadas en nuestros debates. Consideramos que muchas mentes piensan mejor que unas pocas.

Salud y República, 
 

Firma de Alberto Garzón
Alberto Garzón


Descárgate el informe aquí 

 

PRECARI-FEST de Izquierda Unida



 
El coordinador federal de Izquierda Unida avisa de que la precariedad laboral “es sólo una consecuencia” de todo lo que ocurre y destaca que “existe también una precariedad vital” donde “los recortes, las reformas laborales, los sucesivos cambios legales que nos imponen van encaminados todos a reducir la presencia de lo público en la vida de la gente” y, de esta forma, “hacérsela más difícil”